Hay rutinas que ayudan a tener relaciones más satisfactorias. Cuáles son y por qué traen beneficios.

Unir el deporte a la intimidad es clave para tener relaciones sexuales más placenteras. La vida sexual puede verse afectada por multitud de factores, pero también hay algunos que pueden dar un punto extra de vigor y energía para llegar al clímax con más facilidad.

Un ejemplo es el ejercicio físico, que además de beneficiar en muchos aspectos de la salud, también ayuda a que el sexo sea más satisfactorio.

Cualquier actividad deportiva, siempre que sea saludable y equilibrada, es beneficiosa para la sexualidad. El principal motivo por el que hacer ejercicio mejora el rendimiento sexual en los hombres es porque cuando se hace deporte aumentan los niveles de testosterona, la hormona que claramente está relacionada con el deseo sexual, y esto hace crecer el interés por las relaciones íntimas, según una investigación de la Universidad de Arkansas.

Un estudio de la Sexual Medicine asegura que el ejercicio de intensidad moderada durante 40 minutos y cuatro veces a la semana ayuda a combatir la disfunción erectil cuando sus causas son fisiológicas.

En el caso de las mujeres, también se aumenta la libido sexual con el ejercicio. Además, cuando se hace actividad física se mejora fondo, resistencia y fuerza, así como la elasticidad y flexibilidad, todas fundamentales para una vida sexual más activa y plena.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se recomienda llevar a cabo actividad física a diario y se entiende que esa actividad es “cualquier movimiento corporal producido por los músculos esqueléticos que exija gasto de energía”.

Hacer ejercicio mejora también el estado de ánimo, nos hace estar más relajados y con mucha más energía porque además favorece que se duerma mejor. Todo esto también influye en el sexo: menos estrés, igual a más ganas de mantener relaciones.

Lo ideal siempre es incluir estos ejercicios en una rutina completa indicada por un entrenador personal y que se adapte a los objetivos.

Los nueve ejercicios que hay que practicar para mejorar la vida sexual

  1. Caminar: Es uno de los mejores ejercicios para sentirse mejor. Además hay estudios que aseguran que caminar media hora cada día durante al menos cinco días a la semana hace aumentar el deseo sexual. Mejora la circulación de la sangre y esto es clave para una erección más duradera y potente.
  2. Hacer sentadillas: Son fundamentales para fortalecer glúteos, piernas y zona lumbar. Es sin duda el mejor ejercicio para tener una estructura más fuerte que sostenga todo nuestro cuerpo. Si se hacen cuatro series de 15 repeticiones y de forma regular, aumenta la resistencia y la fuerza. Se pueden hacer con o sin peso e intercambiarlas con zancadas tanto hacia adelante como hacia atrás.
  3. Trabajar el core: No se trata de hacer abdominales sin sentido, sino de incluirlos en las rutinas de ejercicio diario. Proporcionan estabilidad en la zona central del cuerpo (el core) y fortalecen la zona abdominal, haciendo que algunas posturas sexuales sean más fáciles de llevar a cabo.
  4. Practicar yoga: Es una disciplina muy completa y según un estudio de The Journal of Sexual Medicine es efectiva para tratar problemas de eyaculación precoz. Además, ayuda a incrementar el nivel de satisfacción y placer, ya que nos hace controlar mejor la respiración, el equilibrio y el control de mente y cuerpo al mismo tiempo. Su capacidad para reducir la ansiedad y el estrés es otro punto a favor, así como una mejora en la circulación (lo que supone tener erecciones con un menor esfuerzo). Entre las mujeres, se comprobó que el yoga favorece la lubricación y los orgasmos más intensos.
  5. Fortalecer glúteos: Uno de los mejores ejercicios para fortalecer esta parte del cuerpo es el puente de glúteo, que también incrementa la potencia en los isquiotibiales y en el interior de los muslos. El trabajo de puentes favorece también que se ejercite el suelo pélvico, algo fundamental en las mujeres tanto después de dar a luz como en la menopausia, pero también en los hombres.
  6. Hacer planchas: Es un ejercicio ideal para fortalecer la zona media del cuerpo y aumentar la resistencia. se puede hacer planchas o tabla, que también ayudan a conseguir un abdomen mucho más fuerte. Hay que ir incrementando poco a poco el tiempo que se mantiene, empezando por 20 segundos y aumentando los segundos de diez en diez.
  7. Nadar: Tener una mayor elasticidad en las articulaciones es clave para relaciones sexuales más placenteras. Con la natación, se consigue y, además, se tendrá mayor confianza y seguridad, mayor resistencia física y respiratoria y un menor nivel de estrés, todo beneficios para un vigor sexual mayor. Lo recomendable es nadar media hora tres o cuatro días a la semana.
  8. Fortalecer los brazos: Hará más fáciles algunas posturas que se podrán lograr sin esfuerzo. Los mejores ejercicios son los que ejercitan los bíceps y los tríceps, llevándolos a la práctica dentro de una rutina deportiva que incluya unas 10 a 15 repeticiones tres veces a la semana.
  9. Ejercitar la mente: La meditación es un gran aliado para relajarnos, dormir mejor y desconectar de las rutinas diarias que normalmente no ayudan a mejorar la vida sexual. Una buena idea para mejorar nuestra conexión sexual si tenemos pareja es practicar meditación los dos juntos.