El artista taficeño fue galardonado en el Festival Nacional del Limón.

La Comisión Directiva del Club Atlético Villa Mitre y la Municipalidad de Tafí Viejo entregan cada año este galardón a una figura que se destaque por su aporte a la cultura en distintos ámbitos y a su trayectoria.

El Limón de Oro fue entregado por el intendente, Javier Noguera y Daniel Díaz, presidente de la institución , a Molina quien se mostró muy “emocionado de poder estar en este momento”. El artista resaltó que es “la primera vez que no me encuentro arriba del escenario cantando, esta vez disfruté de este descanso junto al público en los 50 años del Festival del Limón, es una sensación extraña, como una especie de sueño o película, pero a la vez contento de este recibimiento”.

Molina remarcó la gestión de Javier: “Me sorprendió la importancia que le dio a la cuestión cultural, con más representatividad en todos los ámbitos, desde la lectura, la pintura, música, ya que se tenía que mostrar más, fue lo que vi durante este Festival y a través de los años, es un alegrón profundo ver que el equipo con el que cuenta Javier y toda la gente que tenga que ver con el arte pueda salir al frente a mostrar lo suyo, entendiéndolo desde esa función”.

En mayo, Molina recibió una distinción de la Municipalidad de Tafí Viejo. Noguera junto a autoridades municipales hizo entrega de una placa que simboliza este premio vitalicio. La Secretaría de Culturas municipal impulsó la creación del cancionero ‘Duende Taficeño’, en el que su primera entrega estuvo dedicada a la obra del músico. 

‘Yanqui’ Molina nació el 05 de agosto de 1960. Su abuelo José Silverio, labriego de una vida dura, nació en Huasa Pampa, al sur de Tucumán, su padre, Carlos Alberto profesor de Historia y Geografía, fue director de la Escuela Técnica Nº1 Profesor Marino, de Tafí Viejo, y fundador del Colegio Nacional Gral. San Martín y del Colegio Agrotécnico Obispo Colombres.

Su madre, Sara Inés Farrell, despertó en él, desde muy pequeño, la pasión por la lectura con una sensibilidad particular en un mundo de ensueño, escuchó a los autores clásicos, del jazz y el swing, hasta descubrir ya de adolescente, la música popular.

Sus comienzos como compositor se dieron bajo la creación de baladas, sus referentes fueron Los Beatles, Gustavo “Cuchi” Leguizamón Y Luis Alberto Spinetta. A principio de los 80, conformó el dúo Leviathan con Ricardo Nieva, y fue con esa formación que realizaron una gira por todo el N.O.A. junto a Juan Carlos Baglietto, con el espectáculo titulado “Actuar para vivir”.

Luego de un tiempo en Buenos Aires, regresó para colaborar con Raúl “El Gringo” Soria, en la creación de temas para el proyecto “Mate de Luna”, grupo de folclore contemporáneo que grabó en el sello “Melopea” de Lito Nebbia, en el año 1999. Casi inmediatamente, junto a Javier Bolea (piano), Rolando “Bonzo” Horak (Percusión), y el propio Gringo Soria, formaron el grupo Los Musiqueros, con el que llegaron a la final del pre-Cosquín 1992. Con la salida de Bolea, se incorpora al grupo Ricardo “Chanfaina” Diclemente, y con esa nueva formación consiguieron ser Revelación en el Festival Nacional del Limón de aquel año, llevándose como premio participar en el escenario mayor de Cosquín en el año 1993.

En un impasse del grupo, conformó con Diclemente el Duo Alazán, recorrieron distintos festivales hasta llegar a representar a Tucumán en el Pre Cosquín 1994 y a ser finalistas en el Festival de Baradero 1995.

Una nueva unión de los Musiqueros le llevó a la condición de solista por la pura búsqueda de nuevas experiencias compositivas, en un largo proceso que dura hasta hoy.