Es un sistema por el que las raíces reciben una solución nutritiva disuelta en agua.

El cultivo hidropónico es una técnica que optimiza recursos y promueve el uso de disoluciones minerales en vez de suelo agrícola. Mediante esta práctica la cosecha puede resultar más nutritiva que en el cultivo tradicional.

En Argentina, el sistema comenzó a implementarse hace más de 20 años en el sector ornamental, y creció considerablemente en los últimos 5 años, extendiéndose a otros sectores como el hortícola, citrícola y hasta la producción de forraje verde. Existen producciones de este tipo en todas las provincias del país y, no sólo en áreas tradicionales, sino que hay un crecimiento masivo en áreas urbanas.

La Municipalidad de Tafí Viejo colabora con mano de obra para la construcción de un módulo en el predio del INTA ubicado en Lomas de Tafí, que permitirá llevar adelante cultivos hidropónicos. Con esta actividad, que no ataca ni altera el medio ambiente, se puede cultivar en espacios reducidos.

Es una forma sencilla, limpia y de bajo costo para producir vegetales de rápido crecimiento y generalmente ricos en elementos nutritivos. Con este método de agricultura a pequeña escala se utilizan los recursos que las personas tienen a mano, como materiales de desecho, espacios sin utilizar y tiempo libre.

Los cultivos aptos para este procedimiento son hortalizas de hoja, como lechuga, rúcula y acelga y, en el sistema en sustrato, se destaca el cultivo de tomate, frutilla y, en menor medida, el pimiento.