Milei volvió a defender su postura a favor de la venta de órganos

El diputado libertario, que también volvió a destacar la figura de Margaret Thatcher, admitió que bajó en las encuestas que miden la intención de voto: “Prefiero una verdad incómoda antes que una mentira confortable”, señaló.

Javier Milei volvió a defender hoy su postura a favor de la venta de órganos. “Hay 7500 personas que la pasan mal y que pueden llegar a morir por la ineficiencia de no reconocer que un problema de mercado”, señaló el diputado libertario que, ayer y con dos charlas en las ciudades de Barranquilla y Medellín, cerró una gira que lo llevó a Colombia, desde donde volvió a quedar en el centro de la polémica también al destacar la figura de Margaret Thatcher, la primera ministra británica durante la Guerra de Malvinas.

“No me molesta si la gente no le gusta tal o cual posición; yo te voy a decir mi verdad, más fácil es contestar como el resto de los políticos, con focus group”, sostuvo el economista. En esta línea, negó que haya “metido la pata” y reconoció que bajó en las encuestas que miden la intención de voto y la imagen de los dirigentes políticos: “Sí, pero no me preocupa, prefiero decir una verdad incómoda antes que una mentira confortable”, sostuvo.

Sobre su posición a favor de la venta de órganos, argumentó: “¿Cuánta gente muere en la Argentina por año? 375.000 personas por año; ¿cuántos órganos toma INCUCAI? 269; ¿cuántas personas necesitan un órgano? 7500. De tener 375.000 potenciales donantes a llegar a 269, hay una deficiencia enorme”.

“Hay un problema con lo que llega; el INCUCAI maneja un brutal exceso de demanda. Que no haya un precio explícito no quiere decir que no haya un costo de oportunidad de estos errores, que es que haya 7500 personas que la pasan mal y que pueden llegar a morir por la ineficiencia de no reconocer que es un problema de mercado”, agregó.

A su vez, completó: “Si tuvieras un mercado de órganos, cuando te morís se resolvería más eficientemente, con este mecanismo (actual) no accede ninguno, y si hay más tenés una mejora de bienestar”.

Más allá de esta postura, que le valió numerosas críticas, lo mismo que su defensa de la libre portación de armas, en otro pasaje del reportaje habló de su afinidad hacia Thatcher y afirmó que “hay algunas cuestiones para reconocerle”, como “bajar la inflación, que estaba en torno del 20% cuando ella llegó” y recordó que “tuvo un paro general de 11 días, no claudicó en sus posiciones y logró hacer los cambios que había que hacer”.

“Cuando tuvo que ir a pelear una guerra, decidió hacerla y la ganó, el problema es que del otro lado estábamos nosotros. Ahora, ¿a quién preferís tener de tu lado, a Thatcher o a (Leopoldo Fortunato) Galtieri? Esa es la realidad”, añadió el diputado.

Nota completa en InfoBAE

Deja un comentario