La Gaceta: El costo de las 4.400 viviendas pendientes es de $ 548 millones

La Gaceta: El costo de las 4.400 viviendas pendientes es de $ 548 millones

La construcción de viviendas en Lomas de Tafí comenzó hace más de cuatro años. La ejecución de las obras se programó en cuatro etapas. «Con este emprendimiento se está agregando otra ciudad dentro de Tafí Viejo, la cual contará con sus propios accesos, escuelas y espacios verdes», resaltó el titular del Instituto Provincial de la Vivienda y Desarrollo Urbano, Gustavo Durán.

La primera etapa del plan, con un total de 600 viviendas, denominada «Lomas 600», ya fue concluida y adjudicada. En tanto que la segunda etapa, que está en plena ejecución, se denomina «Lomas 3.000». En este caso, el programa habitacional está dividido en 10 sectores (del VI al XV). A su vez, estas secciones comprenden, por ejemplo, un total de 282 viviendas para el más pequeño, mientras que el más amplio incluye 346 casas.

La Gaceta: Todos quieren casas de tres dormitorios

La Gaceta: Todos quieren casas de tres dormitorios

Hoy en el diario La Gaceta, se publica una nota titulada «Aplazan la entrega de casas en Lomas de Tafí«, donde se da cueta que a causa de la falta de fondos, la habilitación de 927 viviendas que estaba prevista para abril fue reprogramada, en principio, para julio. Una ley provincial autoriza a las empresas constructoras a diferir los plazos para la terminación de trabajos para el Estado.

Desde lejos, las casas amarillas y rosadas parecen ser de juguete. Los caminos y canales que las rodean complementan lo que, visto desde el aire, hasta parece un enorme maqueta. Pero cuando se observa bien, el emprendimiento Lomas de Tafí revela sin mayores escalas su real magnitud: la de una megaobra habitacional que, una vez concluida, albergará a 5.000 familias. Sin embargo, la crisis económica generó que la Nación enviara menos dinero. Como consecuencia, se demorará la ejecución de los trabajos.

La prórroga

EL interventor del l Instituto Provincial de Vivienda y Desarrollo Urbano (Ipvdu), Gustavo Durán, precisó que los plazos de ejecución se readecuaron formalmente mediante la ley 8.246 (vigente desde febrero), que permite a las empresas constructoras diferir hasta un 25% del plazo original los tiempos establecidos en el contrato.