Nativo de nuestro terruño, su capacidad creadora, siempre estaba presente al servicio de nuestra comunidad. Si ostentaciones, con naturalidad, porque tuvo el talento de quien da con generosa entrega.

Fue creador y director del Coro Municipal, allá por la década del 60 siendo Directora de Cultura la Sra. Marta Lía Martínez de Álvarez, estaba integrado por vecinos de Tafi Viejo y visitó la mayoría de los Departamentos de la Provincia participando en encuentros corales.

Fue creador y director del coro “Voluntas”, integrado por 30 voces masculinas, obreros de los Ferrocarriles, experiencia única en el País. También se destacó a nivel provincial por su alta calidad interpretativa. Cuando los talleres apagaron sus calderas y la Chimenea dejó de lanzar el danzante Humo negro, símbolo del trabajo fecundo, también el Coro dejó de lanzar sus melodías para el pesar de los oídos de quienes gustaban de la buena música.

Fue encargado de utilería, vestuario, escenografía e iluminación del Teatro Estable de la Provincia cuando pertenecía al Consejo Provincial de Difusión Cultural, sería luego becario de ese organismo, en el Teatro Colón.

Fue uno de nuestros grandes valores culturales y tal vez uno de los menos valorados por nuestro Pueblo.