La visita de Patchs Adams en Tucumán y algunas cuestiones a tener en cuenta.

Para Patchs, su país es el terrorista número uno, a los 16 años después de varios intentos de suicidio, ingresó a un psiquiátrico, allí descubrió que podía cambiar algunas realidades del mundo. Y lo hizo.

No cree en ningún gobierno mundial. En ninguno.

No tiene un Dios, nunca pensó en él, leyó sobre todas las religiones, pero es consciente de los cambios que la fé y las creencias producen en la gente, así que es católico, cuando es necesario acompañar a un católico que necesita ayuda, es budista, con un budista, es, si es necesario de todas las religiones si de acompañar al sufriente se trata.

Habló de la felicidad como forma de vida y mencionó que de Argentina leyó mucho a Borges, el hombre que precisamente escribió esto; “He cometido el peor de los pecados que un hombre puede cometer. No he sido feliz.”

Ama a su mujer, y por ello aprendió con ella a bailar tango, porque sí uno ama a alguien, dijo, debe aprender a bailar tango.

También hablo sobre la compasión, la salud mental, sobre la violencia, sobre la pérdida, y sobre la Revolución del Amor, sobre las diferencia entre el amor como emoción y el amor inteligente. Sobre la premisa básica para lograr nuestros propósitos en la vida, INTENCIÓN, ACCIÓN y CONSECUENCIA. Por su ferviente activismo social recibe a menudo amenazas de muerte, también recibe cartas de todas partes del mundo de gente que le agradece la vida, a todas las contesta y recalca, que sí hemos de enviarle una carta anotemos bien la dirección para que nos la envíe, porque si no entiende la dirección, la inventa.

Con respecto a lo de las amenazas, no tiene miedo, si quieren matar a este payaso, que lo hagan, ¡relax! dice, todos reímos.

En sus más de 40 años de médico, jamás cobró por eso, su primera entrevista con un paciente dura 4 hs. En su fundación la niña más joven con ETS (enfermedades de transmisión sexual) por abuso y violación, tiene 3 años.

Defiende a la naturaleza y es poco optimista sobre lo que nos depara el futuro con ella.
Este hombre siendo adolescente, trató de suicidarse varias veces, las cuestiones de la vida, el hombre que en la ficción lo caracterizó, terminó suicidándose. De la película casi no dijo nada.
Lo nombraron huésped de honor o algo así, la Legislatura de nuestra provincia, a esas alturas ya nadie prestaba atención y a Patchs “que no cree en ningún gobierno” me daba la impresión que tampoco le importaba. Ya había pasado el hombre, el mito, el personaje y la leyenda…

Se despidió con un “Chauu, los quiero mucho” en un español de payaso, todos salimos, afuera nos esperaba la realidad de la vida, esa vida que a veces, como esa noche, nos sonríe.
Gracias payaso!

Por: Peter Vincent – Vecino de Lomas de Tafi

También te podría gustar...

Deja un comentario