El Intransigente: Lomas de Tafí, El gran cementerio de viviendas

El Instituto de la vivienda notificó a cinco familias para que dejen de ejercer el comercio en sus viviendas. Una bomba de tiempo en una gran ciudad dormitorio

image

Son 5 mil viviendas las proyectadas para Lomas de Tafí, el megaemprendimiento de viviendas sociales que ocupa 399 hectáreas en las afueras de la ciudad. Se estima que con la última entrega, 25 mil personas vivirán en el lugar: 25 mil almas, sin un solo lugar donde comprar sus elementos diarios.

El Instituto de la Vivienda fue claro al entregar las casas: se deben destinar sólo a fines habitacionales y en ningún caso se pueden instalar negocios. Para satisfacer las necesidades de consumo de la población se abrirá un predio destinado a centro comercial, cuyos adjudicatarios todavía se desconocen. El lugar, comenzará a funcionar, con suerte, recién a fin de año.

Mientras tanto, sus habitantes, cuando necesitan fósforos, pañales o medicamentos, se trasladan a pie o toman un colectivo para adquirirlo en las afueras del barrio.

La bomba de tiempo que El Intransigente predijo en enero de este año, comienza a estallar: El Instituto de la Vivienda ya intimó a cinco familias del lugar a que desarmen sus puestos comerciales, bajo pena de perder la casa.

El titular del Ipdvu, Gustavo Durán, se mantiene firme en su postura: “Han desnaturalizado la esencia del objetivo con el que se les entregó la vivienda”, y agrega que “Hacemos casas para que vivan no para que hagan un mega emprendimiento”

Sin embargo, a la hora de proponer soluciones para el gran cementerio de dormitorios en que se está convirtiendo la pequeña ciudad, parece tener mucho menos apuro. Según él, la instalación de los grandes inversores en el centro comercial demorará un poco porque “Estamos analizando, son emprendimientos privados, hay mas de 70 pedidos y hay de toda clase de rubro, se les dará una concesión de 20 años”.

En tanto, los vecinos manifiestan no sólo su necesidad de consumir, sino su derecho a trabajar. Además, denuncian a quien quiera oírlos que la situación en el barrio es difícil: hablan de “aprietes” tipo militar y señalan que el objetivo es desalojar 100 casas para que dirigentes del Gobierno se las vendan a sus amigos.

Más allá de los trascendidos, la situación en Lomas de Tafí es difícil. Nadie había contado con que al primer llamado a licitación por la zona comercial del barrio, hace unos meses, no se presentara absolutamente ningún inversor.

Tampoco contaban con que los centros urbanos, mientras tanto, desarrollan sus necesidades de consumo y de trabajo, y los van supliendo, como en todas partes del mundo, con el comercio a escala doméstica.

Tampoco parecen, desde el Gobierno, advertir que hasta el año que viene, cuando quizás comiencen los primeros negocios a funcionar, el ánimo de los vecinos quizás ya no sea tan contenido. Son miles, y están encerrados: puede ser cuestión de tiempo.

Fuente : el Intransigente

También te podría gustar...

Deja un comentario