La calle Juan Leoncio Carabajal, corre de Norte a Sur y recorre los sectores 11 y Lomas 600.

Para lograr un crecimiento como ciudad y como comunidad organizada, es necesaria la presencia de personas comprometidas en su participación social.

En nuestra ciudad, entre los destacados del ámbito empresarial, surge nítidamente la figura del Señor Juan Leoncio Carbajal. Nació en Tafí Viejo un 1º de Diciembre de 1932, descendiente de inmigrantes, toda su vida residió en su ciudad y a lo largo de la misma apostó al emprendimiento privado, con todos los riesgos que ello implica.

Hombre intuitivo y capaz, de gran fortaleza física y espiritual, fue creciendo como empresario junto a su comunidad, con el apoyo y el trabajo de sus vecinos taficeños, a quienes priorizó para contratar dentro de sus empresas, sobre todo a los jóvenes que egresaban de la Escuela Técnica de nuestra ciudad.

Fue tal el compromiso con su gente que, aún en los momentos más difíciles de la economía nacional, nunca utilizó a sus empleados como variable de ajuste, manteniendo a cada uno en sus puestos de trabajo y poniendo su esfuerzo e ingenio para superar las adversidades. Su sensibilidad jamás permitió que sus empleados y sobre todo sus familias, se vieran privados del sustento diario logrado a través de la dignidad del trabajo.

Hoy, la empresa que consolidó junto a su familia a través de más de cuarenta años, sigue generando fuentes de trabajo para Tafí Viejo y su zona de influencia. Varias generaciones de taficeños prestaron sus servicios como operarios y profesionales y hoy, con más de doscientos empleados, sólo en planta Tafí Viejo, es uno de los principales referentes de la industria del polietileno de la región.

Además de su intensa actividad empresarial, fue un reconocido dirigente y estrecho colaborador de instituciones sociales y deportivas de nuestra ciudad, también tuvo presencia activa y solidaria en los ámbitos donde fuera convocado.

Recientemente fallecido, el 21 de mayo del corriente año, su obra se prolonga y continúa con sus hijos, quienes crecieron con sus enseñanzas y principios y recibieron su legado, honrando la vida con su vocación de servicio y su inclaudicable y denodado trabajo empresarial.