Nació en Tafi Viejo, junto a la fundación de nuestro Pueblo en el año 1900.

En todas las actividades culturales, deportivas o cívicas su presencia era infaltable, ya sea animando, promoviendo o bien organizando, gran conocedor de los personajes típicos del lugar, de sus anécdotas, el trazado inicial de las calles, recordaba siempre al aguatero, las cabalgatas domingueras y el paseo a la estación cuando llegaba el tren como un gran acontecimiento.

Todavía adolescente, fue uno de los fundadores del Club Talleres; años mas tarde el conjunto “Caminito”, luego el club “Amigos siempre Amigos”. Gran luchador con la “Unión Vecinal” en contra de la mala política, en 1932 arenga al Pueblo en Pro de la municipalización, gestor de la sucursal del Banco de La Nación Argentina, solicita además una pronta solución al problema de la escasez de agua.

Fue un hombre respetado por su serenidad, altura y audacia en las críticas a través de los diarios como Tribuna, El Mercurio, El Orden, La Voz de Tafi  o como corresponsal de La Prensa de Buenos Aires, siempre pensando en el progreso de nuestro Pueblo.

Fue miembro y animador de la Liga Taficeña de Fútbol, de la Federación de Bochas, del Club Villa Mitre, Centro de Comerciantes y Juvenilia.

Un luchador incansable e indiscutido de la vida institucional taficeña.